Los dos dominios han notado un descenso del cliente español, el británico se ha mantenido y el ruso ha crecido. El frío y la nevada de ayer deben ser condicionantes que han de ir repitiendo en las próximas semanas para conseguir cerrar esta temporada superando, en tiempos de crisis, la facturación del año pasado.

Los dos dominios han notado un descenso del cliente español, el británico se ha mantenido y el ruso ha crecido. El frío y la nevada de ayer deben ser condicionantes que han de ir repitiendo en las próximas semanas para conseguir cerrar esta temporada superando, en tiempos de crisis, la facturación del año pasado.

Así lo creen los directores de las dos estaciones de esquí del Principado. Si a día de hoy cerraran las puertas de Grandvalira y Vallnord los resultados ya estarían al mismo nivel que la temporada pasada en estas fechas. Pero ahora, falta un mes y medio para tener los resultados definitivos, y todo puede variar. Las dos estaciones han remarcado que la afluencia del cliente más importante y más cercano, el español, ha disminuido mientras que el británico se ha mantenido y el ruso ha aumentado.

La Semana Santa que en otros años cae más bien en el calendario, y dependiendo siempre de la meteorología, es también una fecha de atracción turística. Pero este año cae a finales del próximo mes, y las estaciones no confían en que se mantenga la alta afluencia a las pistas. «Nosotros lo tenemos marcado como temporada baja», explica Martí Rafel, director de Vallnord. Sin embargo, en este mes y medio están puestos los puntos de mira de las estaciones porque está en juego cumplir o no los objetivos marcados.

«La semana del 10 de abril se espera una gran operativa de portugueses», anunció Martí quien confirmó que ya se ha dado un alto volumen de reservas. La semana que viene además está la festividad de San José, y los dos dominios también esperan la llegada de muchos valencianos que cada año cambian las Fallas por el esquí. Serán estas las fechas en las que se podrá dar el punto diferencial respecto a los resultados del año pasado. Superiores o inferiores. Es una cuestión que los dirigentes de las estaciones aún no se atreven a responder. «Esta temporada ha tenido muchas oscilaciones y dependemos de la respuesta del mercado español», explica José Blanco, director de Grandvalira.

De hecho, según explicó Martí, el mes de febrero ha sido más flojo que el mismo mes del año pasado. «El calendario corrido de festividades como Carnaval y Semana Santa han hecho variar las cifras de estos meses en comparación con el año pasado», explicó el director de Vallnord.

Mejoría del Mercado internacional
Aunque el mercado de proximidad, sobre todo el español, sigue siendo el más importante, este año se ha notado un descenso. Por el contrario, el internacional ha estado más presente, y los esquiadores rusos han aumentado su presencia. El descenso del cliente español se ha notado también en las estaciones catalanas por motivos de la crisis económica. Al respecto, Rafel remarca que

«Las estaciones catalanas tienen más dependencia del cliente de proximidad que Andorra. Nosotros estamos más internacionalizados porque el 30% de los clientes son internacionales».

Optimismo por los resultados
Tanto Blanco como Rafael son optimistas por lo que queda de temporada. Los dos remarcan que dependen del factor meteorológico para que se mantenga el ambiente de esquí y no se cambie el chip hacia la playa. Los directores de las estaciones de esquí valoran positivamente mantener los mismos resultados que el año anterior. Desde Grandvalira apuntan que

«Es razonable en el entorno económico difícil en los que nos encontramos acabar igual que el año pasado».

Por su parte, Vallnord que se había fijado como objetivo superar las cifras de ventas del año pasado en al menos el 4% no ha visto todavía conseguido este objetivo pero «cada día que pasa vamos acercando y no descartamos conseguirlo», explica Rafael. El director de Vallnord se mostró «razonamblemente optimista» por lo que queda de temporada y para cerrar cuentas con resultado positivo.

«Además de conseguir las cifras del año pasado tenemos que ajustar las cuentas pero también necesitamos crecer en ingresos. No nos podemos quejar pero queremos más ingresos y tenemos que seguir remando con nuestro esfuerzo».

La crisis, las fiestas más atrasadas en el calendario y la psicosis de no nieve que se puede dar a partir de ahora si no hay precipitaciones y aumentan las temperaturas, son los condicionantes que marcarán el balance definitivo de los resultados de las estaciones de esquí .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s